La creatividad.

Fuerza creativa 01

La creatividad, o Los ojos que cambian el universo.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

¿Qué es un artista?

En gran parte de la historia del arte, tiene más peso el virtuosismo técnico del artista que su subjetividad (sus emociones, sus sentimientos, su visión particular de las cosas y del orden del universo). Podemos decir brutalmente que durante gran parte de la historia, el artista es más artesano que artista.
Pero más allá de ciertos genios indiscutidos de la historia, es cuando llega la modernidad que el artista “se vuelve definitivamente artista” (lo que hoy consideramos artista) y ya no es tan valioso el reproducir su entorno de la manera más fidedigna posible, sino el expresar su propia visión del universo.
El mundo se ve afectado por su manera de interpretarlo, de sentirlo. El mundo está ordenado a su manera.
Chagall ha dicho sobre esto: “el gran arte se cosecha ahí donde termina la naturaleza”. El arte, desde ya hace más de un siglo, ya no es más el mundo exterior al artista sino la visión del artista (su “cosmovisión”).

¿Qué es el arte?

Se ha llegado a decir provocativamente que ya no se compran obras de arte sino que se compra al artista. Y si por artista entendemos no tanto su virtuosismo sino su experiencia de vida, su historia emocional, su universo interior, bastante de verdad entonces hay en ese concepto.
A nosotros nos gusta definir al arte como “eso que sucede cuando un artista crea un universo y desarrolla un lenguaje para comunicarlo”.
El arte es el mundo interior del artista. Su intensidad. Esa mirada que enriquece nuestra mirada rutinaria, cómoda, y nos hace mirar con ojos poéticos y asombro lo que antes mirábamos sin ver.
Y aquí comienza entonces una primera reflexión crucial:

¿Para qué necesitamos eso que hace el artista?

La mirada del artista es la que alimenta nuestra “mirada poética”.
¿Y qué es nuestra mirada poética? Es la mirada con la que le damos un sentido a la vida por encima de las únicas certezas que tenemos: que nacemos, tratamos de reproducirnos, y nos morimos.
Es la sensibilidad que desarrolla el ser humano (otros seres de este planeta no), y que se vuelve indispensable para tener ganas de vivir en un universo hostil y absurdo.
Los seres humanos vivimos parados al borde del vacío. Sabemos que la muerte nos va a llegar y eso nos provoca angustia. Y el artista, como diría también Chagall, tiene entonces la responsabilidad de mantener despierto el sentido de maravilla del mundo.
El artista tiene la responsabilidad de combatir el vacío con asombro, creatividad, belleza y magia. De luchar contra la superficialidad, la anestesia y la tontería.
La mirada del artista nos enriquece con nuevas bellezas, nuevas verdades, nuevas perspectivas y órdenes o jerarquías de las cosas.

¿Qué es la creatividad?

Es la capacidad del artista para transmitirnos (para compartir con nosotros) su mirada.
Es la manera en que el artista combina cosas conocidas para lograr algo novedoso. El artista toma lo que ya conocemos y crea de acuerdo a esa mirada suya. Crea algo nuevo. Reinventa el universo.
Podemos decir entonces que la creatividad es una capacidad íntimamente relacionada con la manera de ver o vivir la vida.
Por eso, una vez que comprendemos su importancia, resulta apasionante entender cómo se generan y cómo funcionan los procesos creativos.

¿Pero para qué sirve conocer los procesos creativos?

Todo artista o creativo en general puede ahorrar años de trabajar intuitivamente cuando conoce ciertos mecanismos de la creatividad (porque aunque parezca contrario al mito: la creatividad se estimula y se entrena).
Y aquellos que no se dedican tanto a crear como a disfrutar y enriquecerse con la creatividad de los creadores, el entender los procesos que ayudan a construir nuestra mirada sobre el universo les estimula a recuperar la capacidad de asombro y les ejercita el “mirar creativamente”.
Y mirar creativamente le da un sentido de maravilla a la vida, convirtiendo momentos cotidianos y ordinarios en pequeños momentos milagrosos.
La mirada creativa es una de las fuerzas transformadoras más poderosas que existen en el universo. Los ojos cambian el universo.
Y es bueno cuidar esa fuerza. Es bueno entrenarla.

 

Te invitamos a leer otras publicaciones de nuestra sección Fuerza creativa:

El mecanismo, o La creatividad es un cheque de Groucho Marx.

El estímulo, o La catedral donde reza el artista.

El kitsch.

La capacidad de admirar.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?


4 comentarios

Noemí Haydee Miño · 26 septiembre, 2018 a las 10:35 pm

agradecimiento

Caro Vélez · 26 septiembre, 2018 a las 9:44 pm

Gracias por abrir una ventana para mi , a este mundo tan maravilloso del arte.

    Luisa · 14 agosto, 2021 a las 1:59 pm

    En la soledad y solidaridad

María Mercedes · 26 septiembre, 2018 a las 10:16 am

Me encantó la idea!!!!

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.