Las influencias.

Influencias

Las influencias, o Las interesantes contradicciones de la originalidad.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

¿Lo original es algo completamente original?

Lo original es algo novedoso, que no copia o imita a otra cosa.
Sin embargo, en el arte, para que algo sea original y sea arte al mismo tiempo, tiene que enriquecer la mirada del otro, tiene que ampliar su experiencia.
Si algo es “demasiado nuevo”, demasiado diferente de todo lo visto alguna vez, entonces no se entiende, no tiene sentido, es un delirio.
Para que algo enriquezca la experiencia del otro, primero tiene que partir de la experiencia del otro, y luego tiene que “agregar un poquito”.
Entonces: algo original es algo nuevo pero que tiene alguna relación con lo hecho hasta entonces.
Recordemos que, cuando hablamos de crear o tener una idea creativa, nos referimos al resultado de combinar de una manera novedosa cosas que ya son conocidas.
Por eso, en el arte, podemos decir que por lo general la originalidad está dada por la manera en que se combinan las cosas conocidas, y no por aquello que es completamente desconocido.
Eso es una paradoja, algo maravillosamente contradictorio: lo original no es algo del todo original. Las obras originales son “originales en parte”.

 

Lo mismo pasa con las personas.

Cuando hablamos de las personas en general y los artistas en particular, todos somos en verdad combinaciones originales o novedosas de características que ya existen en los demás.
Uno puede ser más interesante o mejor artista en tanto esa combinación de características es más extrema o más sutil, cuando no se queda en la media, en la mediocridad.
Pero las características ya existen en otros.
Por eso no hay que tener miedo de enriquecerse con las características de otros. Porque eso nos provee más “ingredientes” para construirnos a nosotros mismos.

 

Planear la revolución que ya se ha hecho hace 50 años.

Podemos convenir que hay dos caminos por los cuales uno se puede volver original: el haber vivido toda la vida en una caverna (lo que nos volvería originales al punto de que nadie entendería ni siquiera nuestros gritos guturales), o el haberlo conocido todo.
Porque cuando uno comete el error, la falacia, de pensar que no quiere “conocer demasiado” para “no dejarse influenciar”, así es como termina intentando cambiar el mundo con ideas que ya existieron hace mucho y que gran parte del mundo conoce.
Y entonces a uno se le ocurre la genial idea de querer revolucionar el arte pintando una botella de Coca-Cola seis décadas después del nacimiento del arte pop, o de querer revolucionar la literatura hablando de sexo de manera transgresora y con humor, cinco siglos después de Gargantúa y Pantagruel.

 

Tomando en serio una frase disparatada de Picasso.

Picasso dijo: “Si algo no te trae problemas, entonces no es bueno”.
Una frase que no siempre será correcta pero es una buena provocación para reflexionar sobre un aspecto de la originalidad.
Partamos, como nos gusta, de una obviedad: el gusto se va desarrollando en base a lo ya consumido, no en base a lo desconocido.
Pensemos en una persona que, sin estar influenciada ni por una multitud, ni por conocedores, ni por la opinión de quienes tienen un gusto similar al suyo, conoce algo “nuevo”.
Eso nuevo lo saca del abanico de su experiencia, lo asombra
(como sucede con el chiste, cuando uno se desconcierta primero y se ríe después). Pero a diferencia del chiste, que se convierte instintivamente en risa, esa fascinación por esa obra de arte “distinta” no se convierte automáticamente en “eso es una genialidad”.
Lo original, por lógica pura, no recibe el aplauso rápido.
Cuando las cosas salen demasiado bien y son aplaudidas muy rápido, el público tal vez está aplaudiendo algo que ya conocía demasiado.

 

La conclusión: lo difícil de ser original es que se empieza no siendo original.

En su etapa de formación, el artista se deja influenciar mucho, pero mucho, por todo lo que le gusta. Y en algún momento, de toda esa influencia nacen su propia mirada y su voz original.
Un cuentista uruguayo llamado Horacio Quiroga, maestro del cuento latinoamericano,  dijo que si al principio uno tiene que copiar a otros, pues entonces que copie, porque la obtención de un estilo propio “es una larga paciencia”.
Es que los maestros están para ser superados. Pero mientras uno no los supera, tiene que tomar de ellos todo lo que puede. Sin temor a parecerse en aquellas cosas que le admira al otro. Porque si uno es bueno, ya las superará.
La imagen del artista que tenemos es la de aquél que se lleva el mundo por delante. El genio implacable. Pero nos cuesta entender que ese artista seguramente empezó con humildad y paciencia. Aprendiendo y admirando a otros.
Y ése es el camino: empezar admirando a otros. Porque la realidad es que no ha existido ningún genio que haya empezado por la genialidad. Y mucho menos por la propia.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

¿Cómo funciona la creatividad? El ejemplo del chiste.

Renoir y su frase “La pintura se aprende en los museos”.

Reflexionando sobre el mal gusto.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

5 comentarios

Jorgelina · 18 agosto, 2021 a las 7:53 am

Sucede en arte como en escritura. No se pueden saltar escalones, la práctica, la reproducción, el ejercicio es a las artes plásticas como la lectura y el estudio de la ortografía, la sintaxis a la literatura. Ahora, aprender bien esas técnicas sin aportar lo propio, sin bucear en las profundidades de nuestro ser nos llevará a concretar obras buenas pero vacías. Como es trabajo de un falsificador, aún cambiando lo necesario para que parezca novedoso. De ahí adentro, de ese lugar incómodo y único, sale la idea superadora aunque, como dice el texto, los aplausos tarden en llegar…

Damián Poggi
Administrador
· 26 febrero, 2019 a las 10:32 am

Gracias por hacernos notar el error, Roque. Mil disculpas! Saludos!

César Aníbal · 22 febrero, 2019 a las 10:40 pm

Un tema ambiguo, muy interesante, bien explicado… me gustó la fundamentación con la que se desarrolló el tema de lo “original”…

Silvia Westermann · 22 febrero, 2019 a las 7:32 am

Es un tema muy interesante, me gusta como investigación.

    Ramón Zelarayán · 18 agosto, 2021 a las 9:21 am

    Este es uno de los ingredientes que buscamos los que hacemos obras estéticas, y queremos llegar a qué “fluyan” con un lenguaje propio produciendo emociones.

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.