La Tintoretta


Pintoras maravillosas.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

La Tintoretta (1550-1590).

Autorretrato (hacia 1580).

 

La Tintoretta se llama en realidad Marietta Robusti, y es la hija favorita de Jacopo Robusti, El Tintoretto. Y lo primero que hay que decir de esta pintora maravillosa es que es tan virtuosa, que recién hace poco se dan cuenta de que “existe” ya que sus cuadros habían sido atribuidos a su padre.

Hay pocas pinturas que se sabe casi con certeza que son de Marietta. La redescubren los especialistas cuando encuentran una “M” o una “MR” (eso sí que ya es esclarecedor) en algunos cuadros que se pensaban que había pintado el genio veneciano.

Es que durante siglos es muy difícil para una mujer lograr su lugar en el mundo del arte. Recién aparecen las primeras en el Siglo XVI, donde se da cierta corriente humanista. Esas mujeres, igualmente, se forman bajo la “protección” de sus padres o sus maridos, les es casi imposible hacer carrera por sí mismas. Y, como si fuera poco, su obra se le atribuye más tarde a otros grandes pintores.

El caso es que Marietta aprende a pintar sentada en la falda de su padre, de pequeñita. Y se dice que, desde muy joven, su obra y la del Tintoretto son perfectamente confundibles.

Otra cosa que se dice (por lo menos dice un biógrafo de Tintoretto del siglo XVII), es que a pesar de esas primeras ideas progresistas respecto de la mujer, el padre viste a su hija “de hijo” para no generar “incomodidad social” y la niña pueda ir al estudio o pueda moverse en los círculos artísticos con él, para que reciba un aprendizaje más completo y pueda pintar libremente (lo que resulta una contradicción si se tiene que vestir de “otra persona” para ser libre).

Sin recibir encargos de la iglesia, fuente de ingresos importante para los pintores de la época, Marietta se dedica al retrato, género en el que su talento es reconocido de inmediato, al punto que se pone de moda “posar para la Tintoretta”.

Eso sucede en Venecia. Pero pronto el rumor de su talento llega a varias cortes y la invitan a ser pintora oficial.

Pero por amor también se cometen barbaridades. Y ese padre que tanto la ama, pues la ama demasiado. El Tintoretto no consiente nunca que su hija se aleje de su lado. Incluso sólo le permite casarse con un joyero que acepta vivir bajo el mismo techo que el suegro.
A su adorable niña favorita nunca la dejará crecer.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

La feminista del Renacimiento: Sofonisba.

Un cuadro para entender al Tintoretto.

Otra artista cuya obra era atribuida a un pintor famoso.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.