El combate entre don Carnaval y doña Cuaresma.

Combate entre Don Carnaval y Doña Cuaresma

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El combate entre don Carnaval y doña Cuaresma (1559). Pieter Bruegel el Viejo.

 

Carnaval quiere decir “carne levare”, algo así como “entregarse a la carne”, dejarse llevar por los placeres.

El carnaval es la celebración popular en la que predominan los excesos y los placeres, en el momento previo a consagrarse uno a las virtudes, a la austeridad, al ascetismo (renuncia de los placeres materiales) que impone la cuaresma cristiana.

Antes de ser esa “antesala” de la cuaresma, el carnaval fue una fiesta independiente de ésta. Pero ya en tiempos cercanos al siglo de esta obra, empezamos a verlo asociado a la tradición cristiana.

El carnaval se extiende durante los tres días previos a la cuaresma, el período de cuarenta días de “preparación” para recibir la Pascua (empieza el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo). Es un momento en que el cristiano debe reflexionar, arrepentirse de sus pecados, y proponerse llevar una vida más cristiana.

Carnaval y cuaresma son opuestos, y a la vez complementarios.

Es por eso que, Bruegel el Viejo, uno de los más importantes representantes de la pintura costumbrista que prospera en Flandes en el siglo XVI, pinta esta escena que parodia (imita con humor) un torneo medieval, de ésos en los que los caballeros se enfrentan con sus lanzas.

Y ese contraste, esos opuestos, están bien marcados, bien divididos en el cuadro: más allá de los personajes que representan al rechoncho Carnaval y a la flaca y austera Cuaresma, a la derecha tenemos a la iglesia y a la gente decicada a la abstinencia, a la devoción, a la piedad, y a la izquierda tenemos la taberna y a la gente dedicada al disfrute.

Los especialistas consideran que las escenas que vemos ocurrieron como parte de las celebraciones del folclore de la época. El punto es que no sucedieron al mismo tiempo, sino que Bruegel las unió en en un mismo momento y un mismo espacio, logrando así el humor y la metáfora que buscaba.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

La pintura de género o costumbrista.

Bruegel el Viejo y Los proverbios flamencos.

Bruegel el Viejo  y la pintura de género.

Los primitivos flamencos.

Jan Steen, genio del caos en el Siglo de Oro holandés.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.