Damien Hirst.

Por el amor de Dios 2007

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Por el amor de Dios (2007). Damien Hirst.

 

El arte siempre es hijo de su época. Y es muy problable que en su época sea controversial, polémico.

Por el amor de Dios causa un enorme impacto. Y el impacto es uno de los “ingredientes” que prevalecen (nos guste o no) en el arte actual, en un mundo actual donde es muy difícil distinguirse en medio de tanta información. Un mundo donde cada día quedamos agotados de recibir estímulos visuales, intelectuales, de ser bombardeados con información y novedades.

Pero hay algo muy interesante en cómo se produce el impacto de la calavera de Hirst: no se da por su propuesta conceptual (el arte es conceptual cuando la propuesta intelectual que hay detrás de la obra es más importante que la obra en sí) ya que, en definitiva, las calaveras mezcladas con las riquezas mundanas ya eran utilizadas como concepto de lo efímero y vano de la vida terrenal en el género llamado “vanitas”, allá por el barroco.

Se da, en cambio, por los materiales utilizados.

El impacto de esta “vanitas” de una sola pieza, inspirada en una calavera azteca con incrustaciones de turquesas, está en que el extravagante Damien Hirst ha utilizado una calavera real (de una persona que ha vivido a fines del siglo XVIII -en realidad ha sacado el molde de esa calavera real y ha usado los dientes reales) y también ha utilizado “riqueza real”: 8.601 diamantes que por sí mismos ya cuestan decenas de millones de dólares (no nos gusta hablar de dinero y arte, pero esto es arte actual y, como decíamos: “el arte es hijo de su época”).

Lo importante de esta obra, el porqué la elegimos para reflexionar sobre arte, es justamente que trata de un tema (las riquezas terrenales y la muerte) e incursiona en un género del arte (la vanitas) que no son originales, pero el artista renueva su mirada y renueva el lenguaje. Les da una mirada y un lenguaje propios, y que al ser propios serán reflejo de su época. Como el lenguaje dominado por el marketing de la época que nos toca vivir.

Los temas suelen ser universales y atemporales. La conversión de esos temas en arte es todo lo contrario: dependen de la mirada propia del artista y de la época en la que las obras son concebidas.

Ahora bien, más allá de la obra de arte y sus controversias, vayamos a algo muy humano y casi genial que es la anécdota por la que esta obra se llama así: cuando la propia madre de Hirst ve la obra de su hijo, con su preocupación de madre reacciona diciéndole “Por el amor de Dios, ¿qué será lo próximo que hagas?”.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El arte conceptual.

La vanitas: el género de los bodegones llenos de símbología.

6 ejemplos de vanitas.

Otro artista actual que genera mucho impacto, altas cotizaciones y discusiones.

Un elemento que ha tomado protagonismo en el arte de las últimas décadas: el kitsch.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

1 comentario

María Belén Aragón Tizón · 16 marzo, 2022 a las 10:28 am

Me encanta el arte y agradeceré todo lo que me enviéis.

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.