La pintura al temple.

Fouquet Virgen con el Niño y ángeles o díptico de Melun 1450

Técnicas. Recursos. Procesos creativos. Géneros.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

La pintura al temple.

 

Es la técnica de pintura donde los pigmentos (colores) se disuelven en agua (también se la llama “témpera”).

Ahora bien, para que los colores se adhieran bien a la superficie sobre la que se pinta, el preparado necesita un ingrediente aglutinante (que consiga una buena adherencia).

El aglutinante más usado históricamente ha sido la yema de huevo (lo que dio lugar al llamado “temple al huevo”). También se han utilizado otras preparaciones con distintos aglutinantes grasos.

El temple es una de las técnicas pictóricas más antiguas hasta las que nos podemos remontar. Se ha usado incluso para decorar los sarcófagos en el Antiguo Egipto.
Su auge en Occidente se da en la Edad Media. Puede considerarse característico de los estilos Románico, Gótico y la primera parte del Renacimiento.

Hasta finales del siglo XV, es la técnica más común utilizada para la pintura “de caballete”. Luego será superada por el óleo. Recordemos que Jan van Eyck, uno de los primitivos flamencos, es quien desarrolla la técnica del óleo moderno (ya se había usado antes una versión de pintura al óleo, pero había caído luego en desuso), en 1434 pinta El matrimonio Arnolfini, un hito, y ya para fin de siglo se ha difundido su uso y está entrando en Italia.

El óleo se impondrá sobre el temple por su retardo en el secado, una característica que permite trabajar con minuciocidad, algo crucial para una época donde busca perfeccionarse la reproducción de la naturaleza.

El temple, en cambio, de secado rápido, hace que el artista deba trabajar rápido y con precisión: no hay tiempo para retocar casi nada.

Lo que debemos agradecerle es su resistencia al paso del tiempo. Los colores de la pintura al temple no cambian a lo largo del tiempo (mientras que los colores al óleo sí).

Debido a sus propiedades, llegan hasta nuestros días obra antiquísimas en muy buen estado de conservación.

 

Imagen: La Virgen con el Niño o Díptico de Melun (1450). Jean Fouquet.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El matrimonio Arnolfini. La nueva pintura al óleo.

La acuarela.

El fresco.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?


3 comentarios

Santi · 22 marzo, 2021 a las 9:01 am

Hola, el aglutinante se hace con la yema del huevo. un saludo

    Damián Poggi
    Administrador
    · 22 marzo, 2021 a las 9:48 am

    Ahí lo corregimos, Santi. Gracias por hacernos notar el error ¡Saludos!

Flor Delia Novoa Vergara · 7 septiembre, 2019 a las 10:20 am

Repaso una y otra vez me gusta mucho, estoy de acuerdo con esta página

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.