Kokoschka, perfecto ejemplo del retrato expresionista.

“Seis cuadros. Un concepto”.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El retrato expresionista no “copia” las características físicas del retratado, sino que las distorsiona (lo que llamamos “distorsión emotiva”) para transmitir sus rasgos psicológicos, sus rasgos espirituales, sus emociones, su sentir.

En esa distorsión de la imagen, el retrato se vuelve incluso más vivo, más real.

El austríaco Oskar Kokoscha es uno de los ejemplos más claros de este tipo de retrato (también podemos pensar en Egon Schiele y en Soutine). Lo gracioso es que, al principio de su carrera, en esa búsqueda de la personalidad de sus retratados, de su inconsciente, de su “aura”, al utilizar esa distorsión emotiva termina decepcionando a sus clientes. Muchos de los ellos, luego de observarse espantados, rechazan el trabajo del artista, ofendidos e incluso acusándolo de atacar su reputación.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El legado de Lautrec.

El retrato expresionista.

Los autorretratos de Egon Schiele.

El retrato expresionista de Soutine.

Edvard Munch y la deformación como herramienta de expresión.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.