Monet y su versión del Almuerzo sobre la hierba.

El almuerzo sobre la hierba

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El almuerzo sobre la hierba (1865/66). Claude Monet.

 

La historia de esta obra empieza dos años antes, en 1863, en el Salón de los Rechazados (una muestra oficial con las obras rechazadas para el Salón de París, la exposición anual organizada por la Academia Francesa). Empieza en el momento que será decisivo para el nacimiento del impresionismo. En un momento tan importante para la pintura moderna, que muchos lo consideran el inicio de la modernidad en el arte.

En ese Salón de los Rechazados, Édouard Manet expone su Almuerzo sobre la hierba. Los jóvenes que iniciarán el movimiento impresionista quedan descolocados y a la vez muy entusiasmados con esta obra revolucionaria: la pincelada suelta que que hace que las figuras parezcan inacabadas pero con más vida, el tratamiento más natural de la luz y una ruptura escandalosa con las enseñanzas de la tradición académica: el artista no pinta “como le enseñan” sino que pinta lo real, lo que él experimenta personalmente, lo “vivo” (siempre ejemplificamos este punto diciendo; “no pinta un desnudo, pinta una mujer desnuda”).

El cuadro que terminará desencadenando el impresionismo, en realidad provoca un gran escándalo y es la burla de los críticos y el público.

Es por eso que el joven Monet decide, dos años después, hacer una versión suya, enorme, monumental, defendiendo a Manet, honrándolo. La idea es presentarlo al año siguiente, 1866, en el mismísimo Salón de los Rechazados.

Pero la obra es demasiado grande (4,6 m x más de 6 m). Terminarla se le dificulta cada vez más (incluso desde el costo, pensemos que Monet en ese momento no tiene dinero). Por eso la abandona y, más tarde, cuando no puede pagar el alquiler, deja el lienzo como prenda al propietario, quien lo enrolla y la deja en el sótano.

Monet cuenta: “Y cuando por fin tuve bastante para recuperarlo, imagínense si había tenido tiempo de enmohecerse”. Ese momento ya es 1884.

Como el lienzo está en malas condiciones, Monet lo recorta en 3 partes. Una de esas partes se ha perdido (la que elegimos es la parte central, y junto con la parte izquierda se encuentran en el Musée d’Orsay, de París), aunque además existen estudios para la obra (hoy en el museo Pushkin de Moscú y en la Galería Nacional de Arte de Washington ).

Una curiosidad: faltando todavía 9 años para la primera exposición impresionista, observemos cómo Monet ya le da a esta obra el toque impresionista de pintar las sombras con color.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El Salón de los Rechazados de 1863.

El cuadro que le da el nombre al impresionismo.

Los nenúfares de Monet en la Orangerie.

Otra gran influencia para Monet: Eugéne Boudin.

Frédéric Bazille, en 6 cuadros.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

2 comentarios

María Cristina marin h · 10 agosto, 2021 a las 12:19 pm

Me encanta el proyecto Felicitaciones

Marlies Weimar · 4 agosto, 2021 a las 4:39 pm

Me encanta este cuadro al oleo (impresionismo)

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.