Klimt

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

La lluvia dorada, Dánae (1907). Gustav Klimt.

 

Gustav Klimt, genio de la sensualidad, sostiene que toda obra de arte es erótica. Y obras eróticas no existen muchas como ésta, que hasta podría entrar en la lista de las de “sexo explícito”.

Porque la lluvia de oro entre los muslos de Dánae es Zeus haciéndole el amor, como cuenta la mitogía griega.

Dánae es la bellísima hija de Acrisio y Eurídice. A su padre, el oráculo le vaticina la muerte en manos de su nieto que aún no ha nacido.

A Acrisio se le ocurre la manera de que no lo asesine su nieto: no tener un nieto. Entonces encierra a su hija en una cámara de bronce, para que no pueda conocer a ningún hombre. Sin embargo, en la belleza de Dánae se ha fijado Zeus, y presentándose como una lluvia de oro seduce a la joven y la deja encinta. Y en consecuencia nace Perseo (quien, por ejemplo, más adelante realizará hazañas como cortarle la cabeza a la Medusa).

Al enterarse de la existencia de Perseo, Acrisio abandona a su hija y a su nieto en un cofre a la deriva en el mar (se salvarán por intervención de Zeus).

Cuando Perseo regresa a Argos, el abuelo huye a Larisa para evitar la profecía. Allí, un día Acrisio asiste a la celebración de unos juegos sin saber que su nieto participa. Y en la prueba de lanzamiento de disco un golpe de viento desvía el lanzamiento de Perseo y el disco cae en la cabeza de Acrisio, matándolo.

Conclusión: intentar burlar los vaticinios del oráculo no tiene sentido, ya que éstos se cumplirán aún de la manera más disparatada que podamos imaginar.

Volviendo a la obra, observamos que Dánae, por más que es encerrada en una cámara “inexpugnable”, tiene su romance de todos modos y no sólo quedará embarazada, sino que vemos en ella esa expresión de vivir el placer sin culpas.

En una época (principios del siglo XX) de fuerte represión del deseo y la sexualidad femenina, Klimt desafía la moral y las costumbres y suele pintar en sus cuadros a la mujer no sólo bonita, portadora de belleza, sino que además la pinta sensual, erótica y, por sobre todo, mostrándose con descaro, desafiante, poderosa. La mujer lista para arrasar con los viejos mandatos sociales y tomar el lugar que le pertenece en el mundo.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El mito de Dánae representado por otros grandes artistas.

Los mitos y el arte.

El beso.

Mitología: La fábula de Aracné.

Franz von Stuck y la mujer poderosa.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

3 comentarios

Josefina · 28 agosto, 2022 a las 12:07 am

Por favor, quisiera recibir el newsletter. Gracias

Javier Cesani · 4 julio, 2021 a las 9:36 am

Es un casi duplicado del ” flaming june ” victoriano del Museo de Ponce en Puerto Rico .

Naroa · 17 marzo, 2021 a las 2:04 pm

Me interesa subscribirme a la newsletter

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.