Autorretrato sin barba (1889). Van Gogh.

Van Gogh autorretrato

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Autorretrato sin barba (1889). Van Gogh.

 

En 1889, Vincent ingresa voluntariamente al hospital para enfermos mentales, un antiguo monasterio en las afueras de Saint-Remy.

Él mismo califica de “naufragio” este momento de su vida, en el que paradójicamente produce algunos de sus cuadros más admirados (como La noche estrellada).

Pensemos que de sus años más fructíferos, los pocos años que hacen que Vincent se convierta en Vincent, éste se pasa un año entero en un lugar lleno de alienados, donde la mayor parte del tiempo él está lúcido (se calcula que, acumulando sus momentos de crisis, éstos suman unos tres meses, por lo que, por matemática básica, podemos deducir que nueve meses los pasa como el ser brillante que es, rodeado de una atmósfera de pesadilla).

De los más de 40 autorretratos que pinta a lo largo de su carrera, éste es el último. Y nos llama la atención algo que hace de éste un cuadro distinto, es como si hubiera “algo que no está bien”.

Y entonces leemos el título y comprendemos que, extrañamente, el artista aparece sin barba. El motivo es algo inocente: su madre Anna cumple 70 años y él decide pintarse en un autorretrato para regalárselo, pero pintarse prolijo y saludable para convencerla de que él está bien (es evidente que la madre sospecha que si esta internado en un hospital para enfermos mentales, él no está nada bien, algo que su muerte unos meses después confirmará).

Entonces Vincent se pinta saludable y con energía, con intensidad.

No sabemos si realmente logra “engañar” a su madre Anna, pero es indudable que termina siendo un valioso presente de cumpleaños: valioso por el gesto de cariño con el que es concebido; y valioso porque, más allá de terminar siendo un siglo después el tercer cuadro más caro de la historia en el momento en que es subastado, es un ejemplo perfecto del cambio que se da en el arte también en la apreciación del observador, para quien la obra no es valiosa tanto en sí misma como la vida y el espíritu del artista que la ha creado.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El retrato de Van Gogh que al final no era un autorretrato.

¿Cuál es la verdadera historia de la oreja cortada?

Los distintos momentos de la obra de Vincent.

Trigal con cuervos.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

1 comentario

Wladimir González-Tiszzo · 16 marzo, 2019 a las 12:47 am

Gracias por compartir estos tips de grandes artistas.

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.