El Café Guerbois.

El Café Guerbois

Historias.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El Café Guerbois.

 

La primera exposición del grupo de jóvenes al que se los tildará de “impresionistas” (de manera despectiva), recién será en 1874.

Ahora estamos en 1866. Todavía el impresionismo no existe como tal, pero se está gestando.

Édouard Manet se ha convertido en héroe de los jóvenes artistas que han visto su Almuerzo sobre la hierba en el Salón de los Rechazados, en 1863. Los jóvenes se han entusiasmado a partir de ese deslumbramiento con la idea de pintar “la realidad” ¿A qué se refieren con la realidad? A lo que el propio artista ve, y no lo que le enseñan en la academia sobre cómo se deben ver las cosas.

Ahora, esos pintores forman farte de este grupo liderado por su héroe, en el que se debate sobre arte y se alimentan las nuevas ideas. Por momentos, el lugar de reunión es el taller mismo de Manet, en el barrio de Batignolles (por eso se los llama Grupo de Batignolles). O también, jueves y domingos, se encuentran en el café Guerbois (ubicado en la Avenida Clichy, que en ese entonces se llama Grande Rue des Batignolles).

A las tertulias (así se les llama a este tipo de reuniones donde la gente se junta periódicamente a debatir el tema que los nuclea) en el Café Guerbois, concurren Manet, Monet, Renoir, Bazille, Sisley, Degas, Fantin-Latour, Cézanne, Pissarro. Pero también son protagonistas de estas míticas y encendidas reuniones otros intelectuales y figuras de las artes y la cultura, como por ejemplo el fotógrafo Nadar, el escritor Émile Zola y el escritor y crítico Edmond Duranty. Duranty es recordado porque a partir de una crítica la obra de Manet, pone tan furioso al pintor que éste lo golpea y lo desafía a batirse a duelo. Un duelo que se ejecuta a la mañana siguiente, y donde ambos contendientes no muestran ni una mínima habilidad para la esgrima, por lo que afortunadamente salen ambos con vida y pueden continuar su amistad.

Esta práctica de grupos que se reúnen para intercambiar ideas y generar movimientos “revolucionarios” para el arte, se volverá una característica muy común a partir de ese momento. Y la veremos “perfeccionada” con las vanguardias de principios del siglo XX, donde los grupos muchas veces incluso redactarán manifiestos donde dejarán plasmadas y ordenadas sus ideas y su proyecto.

En Café Guerbois, esas reuniones son más bien “informales”. Pero aun sin formalidad ni manifiestos, es allí donde se está afianzando el nacimiento de lo que llamamos “arte moderno”.

 

Imagen: En el Café Guerbois (1869). Édouard Manet.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El Salón de los Rechazados de 1863.

¿Cuándo empieza el arte moderno?

El taller de Manet en Batignolles.

La primera exposición impresionista.

La experiencia directa.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.