Joaquín Sorolla ¡Aún dicen que el pescado es caro!

Joaquín Sorolla Y aún dicen

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

¡Aún dicen que el pescado es caro!
1894. Óleo sobre lienzo, 151,5 x 204 cm.
Museo Nacional del Prado.

 

Al principio de su carrera, Joaquín Sorolla pinta de manera naturalista: pinta a la gente en su ambiente natural, sin idealismo (lo real se opone a lo romántico, que es lo “ideal”). Sorolla pinta a la gente con toda su humanidad y con todas sus miserias.

Pero como a ese realismo le agrega un tono de denuncia, de crítica, de conciencia social, decimos que esa primera etapa de su carrera es una etapa de “realismo social”.

¡Aún dicen que el pescado es caro! es el cuadro más conocido de esta etapa de Sorolla, que unos años después (alrededor de 1900), ya siendo un artista con gran reconocimiento, abandonará por la etapa luminista.

La escena y el título de la obra representan un pasaje de la novela Flor de mayo, de Vicente Blasco Ibánez, escritor del naturalismo y muy amigo de Sorolla.

Observemos cómo en medio del drama, con el joven herido de muerte en su labor, el artista logra transmitir la solemnidad y la entereza de esos hombres de vida acostumbrada a la tragedia.

Una realidad social a la que las víctimas están resignadas, y entonces la labor de artista es denunciarla. Eso es el realismo social en el arte.

Es muy interesante a la vez cómo relata Blasco Ibáñez el episodio (relata la reacción de Tía Picores, la abuela del joven pescador):
“Ya no le enseñaba el puño al mar. Le volvía la espalda con desprecio, pero amenazaba a alguien que estaba tierra adentro, a la torre del Miguelete, que alzaba a lo lejos su robusta mole sobre los tejados de la ciudad. Allí estaba el enemigo, el verdadero autor de la catástrofe. Y el puño de la bruja del mar, hinchado y enorme, siguió amenazando a la ciudad, mientras su boca vomitaba injurias. ¡Que viniesen allí todas las zorras que regateaban al comprar en la pescadería! ¿Aún les parecía caro el pescado? ¡A duro debía costar la libra!”

La abuela no acusa al mar por la desgracia. Su puño apunta hacia el otro lado. Lo decimos una vez más: eso es el realismo social.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Un recorrido por la obra de Joaquín Sorolla.

Sorolla y el realismo social.

¿Qué es el luminismo?

Para profundizar sobre el realismo social: el muralismo mexicano en 5 puntos.

Algo muy distinto al realismo social: el realismo socialista.

¿Qué es la pintura “naturalista“?

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.