Tríptico Azul

Joan Miró Tríptico Azul

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Tríptico Azul I, II, III (1961). Joan Miró.
Óleo sobre tela. 270 cm x 355 cm cada panel.
Centre Pompidou. París.

 

Estamos ante una obra de la madurez de Joan Miró. Son los años en Palma de Mallorca, cuando el artista ya se acerca a los 70 y alcanza una síntesis en su búsqueda plástica y poética, en la búsqueda de la armonía y de la serenidad espiritual.

Es una etapa en la que Miró realiza algunos viajes a Estados Unidos y a Japón, que enriquecen su experiencia de manera decisiva.

Por un lado, en los Estados Unidos, conoce una pintura novedosa y que está teniendo un gran impacto: la pintura de zonas de color (color field painting) de Mark Rothko. Se trata de obras de gran tamaño, con zonas de colores puros que transmiten emociones al espectador que se “sumerge” en ellas. Esos colores actúan sobre el espíritu de quien las observa, como si se tratara de una meditación. Es una experiencia de contemplación “casi religiosa”.

Y obviamente, estos enormes lienzos de Miró están influenciados por aquéllos de Rothko. Pero recordemos que, curiosamente, el expresionismo abstracto (donde se encuadran las obras de Rothko) está a la vez muy influenciado por el surrealismo, que crea liberando el inconsciente de forma automática, sin que intervenga para nada la razón (la diferencia es que el surrealismo crea con formas reconocibles, y el expresionismo abstracto crea con colores y pinceladas donde no se pueden reconocer formas). Y recordemos también que Joan Miró, según el propio fundador del surrealismo, André Breton, es el más surrealista de todos.

También encontramos en este tríptico otra influencia evidente: la de la poesía japonesa, con su belleza simple y despojada (los haikus son poemas de tan sólo tres versos). Una belleza que no sólo encontramos en las palabras sino también en todo el arte visual japonés.

Azul es, en definitiva, una obra espiritual. Una obra donde el artista, con el color, con unos pocos puntos y unos trazos sencillos, nos hace sentir la vastedad del universo, su armonía, su belleza y su infinito silencio.

Miró se acerca a los 70 años pero su llama no se va consumiendo: brilla serena.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Un recorrido por las pinturas del artista.

Una frase para entender la manera de crear de Joan Miró.

El automatismo psíquico.

Quiero asesinar la pintura“.

La serie de las Constelaciones.

Color Field Painting (pintura de campos de color).

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.