Béla Kádár.

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Anhelo (1925). Béla Kádár.
Témpera sobre papel. 35 cm x 40 cm.
Galería Nacional de Hungría. Budapest.

 

Lo primero que pensamos cuando conocemos a Kádár, es que parte de su obra tiene cierto parentesco con la de Marc Chagall. Y el paso siguiente es tratar de salir de nuestro asombro de que pudo haber alguien casi tan poético, tan mágico como Chagall.

Kádár es el típico artista de vanguardia de la primera mitad del Siglo XX, que podemos decir que es expresionista en general, pero que no podemos encasillar dentro de ningún movimiento. Y eso se debe a que tiene un poco de cada uno de los movimientos y tendencias, algo que sabe mezclar maravillosamente para definir un estilo muy personal.

En definitiva: es el característico genio inclasificable al que se lo ubicaría dentro de la Escuela de París, si hubiera estado viviendo en París la suficiente cantidad de tiempo.

Ahora bien, lo de relacionarlo con Chagall no es casualidad. Ambos se conocen y mucho: hasta comparten estudio en Berlín. Y evidentemente algunas ideas también comparten, ya que Kádár busca sus temas dentro de la cultura popular de su país natal, Hungría, en las leyendas, en los cuentos populares y la fantasía de su infancia. Una búsqueda emparentada con la del ruso y aquella pequeña aldea rusa donde ha nacido.

Kádár, a lo largo de su carrera, va incorporando elementos del art déco, del expresionismo de El Jinete Azul, elementos cubistas, futuristas, constructivistas, neo-primitivistas y de la pintura metafísica. Y de todas sus etapas, la más conmovedora es la más romántica, como la del cuadro que ilustra, donde toda esa influencia madura y se combina con la herencia cultural de su pueblo.

Escenas rústicas con campesinos, con aldeas, con síntesis, con mucho color, con cierta ingenuidad. Parecen recuerdos de una infancia feliz, reelaborados con toquecitos de realismo mágico, como solemos recordar las épocas felices.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Para entender un poco mejor qué es eso del realismo mágico.

El primitivismo.

La escuela de París en seis cuadros.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.