Rafael y La Fornarina.

“Seis cuadros. Un concepto”.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Margherita Luti era hija de un panadero, por eso la llamaban La Fornarina (equivalente a “La Panaderita”). Ella fue el gran amor de Rafael, con él convivió y, si no se casaron, se estima que fue porque él estaba comprometido con la sobrina del cardenal Dovizi (hombre de confianza de la familia Medici). Sin embargo, cuando se realizó una limpieza del retrato de ella (el primero que ponemos en esta serie), se descubrió que en la mano izquierda ella tiene un anillo de bodas (puede ser simbólico o puede ser que se hayan casado en secreto).

Rafael tenía la costumbre de poner los rostros de sus amadas en las madonas que le encargaban. Por eso, a partir de su enamoramiento con La Fornarina (que duró hasta el final de la vida del artista), ella fue la modelo de muchas obras de su etapa madura, la más exquisita, donde encontramos sus Madonas más famosas, como la Sixtina o la de la silla.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Un recorrido por la obra de Rafael.

Las madonas.

Las Estancias de Rafael en el Vaticano.

El maestro de Rafael.

El alumno prodigio de Rafael.

El Alto Renacimiento.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

1 comentario

Jaime Buitrago · 7 abril, 2021 a las 6:55 am

Gracias por recordarnos el amor de Rafael y La Fornarina, y reconocer el rostro que nos llega ahora en Madonas y retratos del maestro. También recordé que Raffaello Sanzio da Urbino, muere un día como ayer el 6 de abril de 1520, Roma, Italia. “Los restos de Rafael pintor eminentísimo, émulo de los antiguos, en cuyas respirantes imágenes, si de cerca las contemplas, advertirás la alianza de la Naturaleza y el Arte, reposan en el Panteón de Agripa o Panteón de Roma y en su tumba encontramos este epitafio de Pietro Bembo:
ILLE HIC EST RAPHAEL, TIMVIT QVO SOSPITE VINCI
RERVM MAGNA PARENS, ET MORIENTE MORI.
Este es Rafael, por quien la Naturaleza, madre de todas las cosas, temió ser vencida y morir con su muerte”.

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.