El Circo Calder.

El Circo Calder

Historias detrás de las obras de arte.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El Circo Calder.

 

Cirque Calder (1926/31). Whitney Museum, Nueva York.

 

La historia del Circo Calder es una historia de Alexander Calder, el inventor de los móviles, antes de que inventara los móviles.

Calder viene de una tradición familiar de escultores. Sin embargo, no seguirá en un principio la carrera artística que ha empezado de chiquito, sino que estudia ingeniería mecánica (algo que tendrá mucho que ver con ese nuevo género de esculturas donde se combinarán estética, equilibrio y movimiento, y que lo convertirán en uno de los artistas más innovadores del siglo XX).

Trabajando como ingeniero, un día se da cuenta de que quiere ser más artista que ingeniero, y se pone a estudiar arte en Nueva York y consigue allí un trabajo como ilustrador.
En el trabajo, lo envían dos semanas a grandes circos, a dibujar escenas circences, y esa experiencia será la semilla de su primera gran obra de arte: el Circo Calder.
Un año después (1926), instalado en París, utilizando aquella habilidad que ya despuntaba cuando niño para trabajar distintos materiales para la creación de esculturas, empieza a hacer pequeñas figuras con alambre. Figuras del circo.

Y a esas figuras empìeza a darles movimiento, vida, con simples pero ingeniosos mecanismos que el propio artista debe manipular.

Con alambre, pero también con tela, cuero y otros materiales, Calder va recreando en pequeño aquellos protagonistas del Circo Ringling Bros que ilustrara en Estados Unidos. Mínimas y adorables figuras que puede hacer “actuar” y luego empacarlas en un baúl.

Después de su primera y exitosa presentación del adorable Circo Calder ante sus amigos, el artista empieza a trasladar su espectáculo de mágicas funciones (que llegan a durar un par de horas), con equilibristas, payasos, domadores y animales, a distintos lugares de París y Nueva York.

Así empieza Calder a ganarse la admiración de artistas e intelectuales, que lo ven como un talento creativo. Así se hace amigo, por ejemplo, de Duchamp, de Jean Arp, de Léger y de Miró (uno puede decir de algunos de sus futuros móviles, que son como “obras de Miró en movimiento”).

Y así también conocerá un día el estudio de Mondrian, y quedará “conmocionado” (según el propio Calder) con esos rectágulos de colores con los que aquél arma composiciones abstractas en una pared. Y a partir de ese momento, Calder tomará el camino de la abstracción pura. Y ese camino lo conducirá hacia sus revolucionarios móviles.

 

Si quieres leer otras historias detrás de las obras de arte, te recomendamos algunos links:

El hombre de Vitruvio.

El banquete de Cleopatra.

Por qué la Gioconda se convirtió en el cuadro más famoso del mundo.

El viaje en el que Paul Klee “descubrió” el color.

Cómo descubrió su estilo Fernando Botero.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.