Georges de La Tour.

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

San José carpintero (hacia 1642). Georges de La Tour.
Óleo sobre tela. 137 cm x 102 cm.
Museo del Louvre. París, Francia.

 

Uno de los recursos más característicos del Barroco es el tenebrismo, donde un fuerte contraste de luces y sombras provoca un efecto dramático, teatral. En realidad podríamos decir que es un “sello distintivo” del período.

Georges de La Tour tiene una etapa llamada “nocturna”, que coincide con un período “oscuro” de la región donde vive, Lorena, considerado así por las hambrunas, la guerra y la peste provocadas por la Guerra de los Treinta Años.

En esa etapa nocturna, Georges de La Tour pinta unas obras tenebristas que son el paradigma del tenebrismo, el más claro ejemplo de cómo se utiliza ese recurso, con una curiosidad: toda la luz de la escena (en casi todos sus cuadros tenebristas) proviene de una única vela.

Si bien el más grande de todos los tenebristas es Caravaggio, al punto de que su estilo pasa a ser llamado “caravaggismo”, se considera que La Tour está más influenciado o tiene un estilo más cercano al de la escuela de Utrecht. Es que en los cuadros de Caravaggio y sus seguidores italianos, la luz procede de un foco de origen indeterminado (dicho de manera más concreta: no se sabe de dónde proviene la luz). En cambio, para los flamencos de Utrecht el origen de la luz es concreto, como las velas que utiliza el francés La Tour. Velas que, con mucha maestría, suele dejar detrás de una mano para lograr un efecto translúcido (como podemos apreciar en esta obra).

Observemos cómo una escena tierna de padre e hijo adquiere un tono dramático con este recurso, aplicando un fuerte contraste de luz y sombra y reduciendo la paleta hacia el rojo, negro y blanco solamente: un dulce Niño Jesús ilumina con la vela a su padre José, el carpintero, al tiempo que observa casi con admiración cómo está serrando una vigueta.

El silencio, la quietud y el contrapunto de luz y sombra crean una atmósfera densa, como si algo terrible estuviera a punto de suceder.

Tal es así que, para muchos, esa vigueta en la que trabaja José no es otra cosa que la anticipación del madero de la crucifixión de Jesús.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Los caravaggistas de Utrecht en 5 puntos.

Artemisia Gentileschi, la pintora caravaggista.

El Siglo de Oro holandés.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.