Modigliani

Modi

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Mujer de ojos azules, 1918. Amedeo Modigliani.
Óleo sobre tela. 81 cm x 54 cm.
Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris. Francia.

 

Modigliani sólo se dedica a la figura humana: al retrato y al desnudo. Y con una síntesis absoluta logra una expresividad conmovedora y a la vez misteriosa.

Ante cada obra suya, sentimos el efecto hipnótico de esos ojos penetrantes y con forma de almendra tan de su estilo. Ojos que él considera “las puertas del alma” y que se atreve a pintar incluso sin pupilas (como en la obra que elegimos).

Los cuadros más conocidos de Modigliani son esos retratos de personajes con miradas vacías pero que no están vacías, sino llenas de una calma enigmática.

Amedeo se considera a sí mismo más escultor que pintor. Tal vez por eso evita todo detalle y apenas da una referencia del ambiente. Todo es sencillez: pocos trazos, formas elegantemente “estiradas”, un colorido sin estridencias (pensemos que en esta época de vanguardias se utiliza mucho el colorido violento) y sin grandes variaciones entre luces y sombras.

Podemos decir que esos rostros ovalados, los cuellos alargados y los cuerpos estilizados tienen una “pureza primitiva” que el artista logra inspirándose en la escultura africana y el cubismo (que en realidad también está muy influido por la escultura africana).

Las otras influencias que podemos observar frente sus retratos son Klimt (en la sensualidad y la elegancia de las siluetas delgadas), Picasso (además del cubismo, pensemos en el Período Azul) y la estampa japonesa (las mujeres que pinta Utamaro).

Modigliani es uno de los “pintores malditos”, de vida frenética, llena de excesos, violencia y tormentos. Es uno de los pintores que, como son imposibles de encasillar en algún movimiento, se los encasilla a todos juntos en la llamada Escuela de París.

Artistas como él, que deslumbran con su obra pero resultan más fascinantes aún por su carácter indomable y su vida bohemia, romántica y trágica (llena de amoríos, borracheras y riñas callejeras), son los que han construido el imaginario colectivo de lo que es un artista: el personaje cuya sensibilidad y su pasión por la vida lo convierten en un marginal atormentado.

Algo que nos hace pensar en la modernidad, donde lo que prevalece es la cosmovisión del artista, su manera de ver y vivir la vida, al punto de generar la provocativa idea que postula que “cuando compramos un cuadro, no estamos comprando el arte sino al artista”.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

La Escuela de París.

Los pintores malditos.

Un recorrido por la obra de Modigliani.

Modigliani y el desnudo moderno, en 6 cuadros.

Una historia del cabaret donde frecuentaban los artistas de Montmartre: El Lapin Agile.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

2 comentarios

Maritza Badager · 27 marzo, 2021 a las 3:11 am

Me gustan mucho sus contenidos. Felicidades!

ESTUDIO SOBRE EL AZUL | Luces y Emociones · 25 diciembre, 2018 a las 3:37 pm

[…] > mujer de ojos azules. Modigliani […]

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.