La encajera.

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

La encajera (1669). Johannes Vermeer.
Óleo sobre tela. 23,9 cm x 20,5 cm.
Museo del Louvre. París, Francia.

 

Vermeer es uno de los genios más admirados del Barroco, aunque sus obras no parecen necesariamente pintadas en ese período.

Éste es un cuadro típico dentro de su obra: retrata a una protagonista ordinaria en la intimidad de su hogar, realizando una labor doméstica, aislada en su mundo, en paz.

En contraposición a los climas intimistas, serenos y silenciosos que crea Vermeer, el Barroco es espectacularidad, estridencia, dramatismo, movimiento, tensión, teatralidad.

Vermer es un artista atemporal: su estilo es sobrio y sus obras no están sobrecargadas de ornamentación. Todo es suavidad. Tal vez su mayor habilidad consiste en el modo en que capta la luz, con la que baña a las figuras logrando excelentes texturas (pocas veces utilica el claroscuro, fuerte contraste entre luces y sombras, esa técnica tan característica de la época).

En vida no es muy reconocido. Y a su obra la olvidan poco a poco hasta que se lo “redescubre” a mediados del siglo XIX. Entonces se vuelve uno de los artistas más valorados por otros artistas.

Por los efectos ópticos que consigue con el tratamiento de la luz, es admirado por los impresionistas (Renoir considera a esta obra, por ejemplo, uno de los cuadros más bellos del mundo). Más adelante, Van Gogh queda fascinado por esta pequeñísima pintura, fundamentalmente por la combinación de colores única (típica en los cuadros de Vermeer): el amarillo limón con el azul claro y el gris perla. Y finalmente Dalí la compara con la Capilla Sixtina, y en honor a ella pinta su propia versión, llamada Estudio paranoico de la Encajera de Vermeer (a lo Dalí: con cuernos de rinoceronte, por supuesto).

En una época de grandes contrastes y turbulencias, Vermeer usa su talento para demostrarnos que tal vez lo más espectacular y extraordinario se encuentra en los momentos ordinarios.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El Siglo de Oro holandés.

Avercamp y el paisaje en Siglo de Oro holandés.

Rembrandt, el claroscuro y el Barroco.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.