Franz von Stuck

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Adán y Eva (h.1920). Franz von Stuck.
Óleo sobre tabla. 98 cm x 93,5 cm.
Städel Museum. Frankfurt, Alemania.

 

Franz von Stuck es llamado El Príncipe de la Pintura.

Sus pinturas son provocativas. Su erotismo es escandaloso para su época.

Es uno de los protagonistas de la Secesión de Múnich (1892), movimiento de artistas que se alejan (de ahí el término “secesión”) de la tradición académica y las políticas públicas que sostienen el arte y su conservadurismo. Lo que significa algo así como que los artistas buscarán juntos su destino, alejándose del poder. Un movimiento que finalmente generará una reacción en cadena y será un ejemplo a seguir por la Secesión de Viena y más tarde por la Secesión de Berlín.

Sus obras son modernistas (un movimiento muy relacionado con el simbolismo): alejadas del realismo, ornamentadas artificiosamente, misteriosas, inquietantes, pasionales, sugerentes. Y eso, sumado a la provocación erótica, resulta una gran influencia para grandes artistas como Klimt (que es un año más joven que Von Stuck y protagonizará a su vez la Secesión de Viena, y por ello no nos sorprenderá al ver su obra que se nos ocurra que Von Stuck es “el Klimt alemán”).

Ensoñaciones eróticas, lujuriosas, pecaminosas. Mujeres fatales, como esta Eva, quien ofrece la manzana sin un mínimo de inocencia. Y así representa mitos e historias bíblicas con una fuerte carga de sensualidad, desde sus cuadros de amazonas hasta su Salomé gozando cuando traen la cabeza de Bautista.

Lleno de honores, medallas y títulos, es un artista muy famoso en su tiempo (llega a ser “El Príncipe”) hasta que que la historia le juega una especie de broma tan ridícula como trágica: con el ascenso del nazismo, se da a conocer que Hitler había admirado desde pequeño la obra de Von Stuck y esto condenará al artista marginación y el olvido por varias décadas.

Afortunadamente todo lo bueno es redescubierto, y la historia se reivindicará con Von Stuck (que nada tenía que ver con Hitler) cuando la mujer empieza a luchar decididamente por el lugar que le corresponde y el ideal femenino pasa a ser la mujer rebelde, la que ya no se avergüenza, la mujer sensual y libre. La mujer que él había pintado más de medio siglo atrás.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

El art nouveau o modernismo, en 5 puntos.

Klimt y el erotismo del arte.

El beso, de Gustav Klimt.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.