El Código Hays

El Código Hays

Cine

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

El Código Hays

 

Antes de 1934, el cine de los Estados Unidos no tiene ningún código que determine que algo se puede mostrar o no. Antes de 1934, los directores son completamente libres.

A partir de 1934, al entrar en vigencia un código muy restrictivo, el Código Hays, los directores dejan de ser libres pero entonces se vuelven decididamente creativos para contar lo que necesitan contar.

El cine deja de mostrar abiertamente para empezar a sugerir.

Increíblemente, un código de autocensura termina enriqueciendo el lenguaje del cine en vez de arruinarlo.

Los productores y distribuidores de películas, asociados en la Motion Picture Producers and Distributors of America (MPPDA), alegando precupación por el deterioro de la moral y el respeto a las leyes de la sociedad en general, buscan autorregularse con el Código Hays, instaurando así una nueva manera de producir películas que reflejan un puritanismo y un orden moral bastante evadidos de la realidad.

Es una época donde la moral y las buenas conductas están en el centro del debate. Pensemos que este código es redactado en 1930 (aunque recién entra en vigencia en 1934), y en ese año de redacción todavía está en vigencia La Ley Seca (la prohibición del alcohol), que tendrá también un resultado muy diferente al esperado.

Hays, quien redacta el código, no sólo es miembro de dicha asociación sino que es también uno de los líderes del Partido Republicano. Y esta necesidad de que el cine se convierta en “una guía moral para la nación” se debe, sin lugar a dudas, a que el orden social se ha derrumbado estrepitosamente junto con la Bolsa de Valores. El llamado “crack de la Bolsa de 1929” ha generado una profunda crisis económica y social que durará años.

 

Todas las normas que incluye el Código, incluso algunas realmente disparatadas, nacen de estos tres principios generales:

  • No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, el pecado.
  • Los géneros de vida descritos en la película serán correctos, teniendo en cuenta las exigencias particulares del drama y del espectáculo.
  • La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no irá hacia aquellos que la violentan.

 

Las instituciones del matrimonio, del hogar y de la religión son intocables. No se permite abordar ni temas groseros ni desagradables. Debe ser poco expuesto y poco explícito todo aquello cuestionable moralmente, desde la escena de un crimen hasta el consumo de alcohol. Y ni hablar de dejar escapar una blasfemia (insulto que involucra a Dios o las cosas sagradas). No se puede mostrar ni adulterio, ni escenas sexuales, ni siquiera muy pasionales, ni siquiera desnudos y ni siquiera besos que duren más que un instante.

Y entonces los directores inventarán recursos maravillosos para sugerir todo aquello que está censurado por el código. Un caso emblemático es el de Hitchcock en la película Encadenados (1946): está prohibido que un beso dure más de tres segundos, pero Hitchcock convertirá el beso de Ingrid Bergman y Cary Grant en el promocionado “beso más largo del mundo” ¿Qué hace? Los actores empiezan a besarse apasionadamente, y van interrumpiendo ese beso todo el tiempo para hacer comentarios sobre la cena y para hablar por teléfono y decirse cosas románticas, y se vuelven a besar durante otro par de segundos cada vez.

El Código, que además de regular la producción cinematográfica de Estados Unidos, impide el ingreso de las películas extranjeras que ofenden el pretendido puritanismo del modo de vida estadounidense, se mantiene vigente hasta 1967. Y en ese año es reemplazado por el sistema de clasificación por edades de los espectadores.

 

Imagen: el beso de Ingrid Bergman y Cary Grant en Encadenados (Notorious, Alfred Hitchcock, 1946)

 

Te recomendamos algunos links:

Slapstick comedy (la comedia física).

El expresionismo alemán.

El film noir o cine negro.

La Nouvelle Vague.

El neorrealismo italiano.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?

0 comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.